Siguenos por mail

jueves, 10 de mayo de 2007

LA CUOTA NO SE CUMPLE SIN LA ALTERNANCIA Y LA SECUENCIA

ALTERNABILIDAD: UN HOMBRE / UNA MUJER O VICEVERSA

La Asamblea de Mujeres de Quito, considera que la elaboración de una nueva Constitución que regirá los destinos del país, es una oportunidad especial para consagrar el estado de derecho y laico y para replantear las relaciones sociales, culturales y de poder desde una perspectiva de equidad, justicia social y soberanía, cuestión que estará en manos de quienes conformen la Asamblea Constituyente.

Así como desde el 20 de abril del 2005 hasta la actualidad hemos desarrollado un proceso de estudio, debate y elaboración de propuestas de reforma política, económica y social profunda, apegada a los intereses ciudadanos, bajo un enfoque de derechos y que ahora los recogemos en una propuesta de Constitución, entregada ya a la Comisión redactora del CONESUP y a ser formalmente presentada a la próxima Asamblea Constituyente, así mismo, tenemos propuestas en torno al perfil de quienes deberían ser candidatizados/as para asambleístas, algunas de las cuales ponemos a consideración pública:

* trayectoria de respeto y defensa de los derechos ciudadanos
* trayectoria de conocimiento y respeto a los derechos humanos de las mujeres
* trayectoria ética y de no haber sido sentenciado/a por corrupción, violencia de género que incluye delitos sexuales, o por haber negado la pensión alimenticia a hijos e hijas
* capacidad de debate y propuesta en torno a la elaboración de un nuevo marco jurídico Constitucional

Sin embargo, y antes de que se produzcan más candidatizaciones, queremos recordar a los movimientos ciudadanos, que entre los derechos de las mujeres que han sido permanentemente irrespetados en los procesos electorales está el derecho a la participación política igualitaria, como reza la Constitución vigente, en su artículo 102, la Ley de Elecciones, Art. 58 y siguientes, y la Resolución 028-2002-TC del Tribunal Constitucional publicada en el Registro Oficial No. 710 del 22 de Noviembre del 2002.

Los movimientos de mujeres del país hemos mantenido una vigilancia constante en torno a la aplicación de la cuota, la paridad y la alternabilidad a fin de que nuestras congéneres, en uso y ejercicio pleno de sus derechos, reciban un trato político igualitario. Sin embargo, es de conocimiento público que se avecinan tanto nuevos atentados a nuestros derechos, sobre todo por el irrespeto de la alternancia y secuencia, como la reincidencia en vicios de la antigua partidocracia, inclusive por parte de quienes se autodeclaran líderes de los cambios.

Llamamos y felicitamos a las organizaciones ciudadanas que conformen e inscriban sus listas con estricto respeto a la Constitución y la Ley y, llamamos a las mujeres pre-candidatas, a aceptar dichas candidaturas sólo en condiciones de paridad y alternabilidad uno a una o viceversa.

Ahora más que nunca está en vuestras manos crear un precedente y mantener una actitud consecuente con la causa de la equidad y la justicia. “Si así lo hacen, la Matria/Patria y más de la mitad de la ciudadanía estarán totalmente reconocidas, caso contrario, ellas mismas les impugnarán”