Siguenos por mail

martes, 1 de junio de 2010

Nuestra opinión frente al proceso de discusión de la Ley de Igualdad

Sobre la propuesta generada en el Ejecutivo (Ministerio de Justicia)

· Consideramos que la propuesta está siendo construida sin participación de los sectores de mujeres y hombres involucradas/os. Por ello resulta necesario exigir del Ministerio de Justicia, como entidad a cargo de la elaboración de la propuesta y en aplicación al derecho constitucional de la participación social, la apertura de canales participativos para el diseño y formulación de la futura ley. Esto implicará además que, durante y después del proceso de redacción, tendremos que pronunciarnos, inclusive si el Ejecutivo decida presentar formalmente su propuesta de manera pública y en el proceso de aprobación de la ley a nivel de la Asamblea Nacional y de la Presidencia de la República.

Sobre el contexto político en el que se plantea la Ley de Igualdad

· Por contactos realizados y eventos públicos en los que se ha escuchado la posición de distintos sectores sociales, aparece como complejo y difícil el logro de un consenso en torno al cuerpo legal, que entre otros aspectos debe normar el funcionamiento de los Consejos de Igualdad previstos en la Constitución. Esta situación hace más necesario el diálogo tanto entre sectores sociales como entre éstos y el gobierno, pero también determina el que las mujeres no podamos mantener una posición de espera pasiva frente a esta situación.

Sobre la iniciativa de convocarnos como movimiento para esta discusión

· Saludamos contentas el que algunas organizaciones hayamos tomado la iniciativa de convocarnos para discutir una propuesta en torno a la Ley de Igualdad, no sólo por la importancia que el tema reviste para nosotras, sino porque constituye una oportunidad para encontrar consensos que permitan articular una posición propia de algunos sectores del movimiento de mujeres, desde una postura política de autonomía y de decisión de superar la dispersión y el silencio frente a algunos acontecimientos políticos que nos conciernen.

Pensamos que esta iniciativa debe fortalecerse a partir de promover la inclusión en el debate del amplio espectro de mujeres diversas en todo el país.

Sobre la propuesta de discutir y proponer una ley específica de igualdad entre hombres y mujeres

· Consideramos que los dos puntos primeramente señalados marcan un contexto en el que se hace necesario que las mujeres avancemos en discutir y consensuar una propuesta propia, que no suponga solamente acotar puntos a un texto propuesto sin la debida y real consulta previa por el Gobierno, y si este proceso sirve además para lograr una mejor articulación y posicionamiento del movimiento de mujeres.

No obstante, pensamos que, por realismo político, tampoco podemos desestimar cualquier oportunidad que se presente de discutir un marco general, que con o sin nuestra aceptación, probablemente se aprobará, además de que esta discusión es saludable y necesaria para que nuestras propuestas sean escuchadas no sólo por las propias mujeres sino por todos los sectores sociales, y para que las mujeres podamos también comprender mejor los puntos de vista de los distintos grupos sociales involucrados en el tema.

De allí que consideramos que la propuesta que se discuta no debe ser pensada en oposición o como alternativa a una ley general de igualdad, sino que debe ser entendida como un momento de clarificación de las propuestas y de logro de consensos entre las mujeres, para plantearla de acuerdo al contexto político, como una ley específica o como un capítulo de la ley general, dependiendo de las condiciones que se presenten en el futuro inmediato y mediato.

Sobre el carácter de la propuesta

· Para la AMQ, una ley de igualdad, o una ley de igualdad entre mujeres y hombres, no puede centrarse sólo en la institucionalidad estatal; debe normar las relaciones sociales en todos los ámbitos, tanto en relación con el estado como en relación con el conjunto de la sociedad.

· Debe precisar aspectos claves que atañen a las formas de discriminación de género que se expresan en nuestra realidad, pero debe ser lo suficientemente general para permitir que se abarquen todas las situaciones, lo que se pone en riesgo cuando se formulan leyes demasiado minuciosas y detallistas, que por lo general dejan fuera circunstancias que se presentan en la realidad y no fueron previstas por los/as legisladores/as.

Sobre el cuestionamiento a la Comisión de Transición hacia el Consejo de las Mujeres y la Igualdad de Género

· La AMQ es una de las organizaciones de mujeres que cuestionó frontalmente el decreto 1733 que eliminó el Conamu y ha sido (y seguirá siendo) crítica a la vez que propositiva frente a las acciones que ha venido cumpliendo la Comisión de Transición. No obstante, pensamos que el eje principal de nuestra convocatoria actual debe ser el tema de la Ley de Igualdad, que es suficientemente amplio y complejo como para añadirle otros temas que pueden desviar la atención principal.

¡Nos comprometeremos con entusiasmo en el proceso iniciado, aportando para que se lo realice desde una actitud de respeto democrático a las diferencias!

ASAMBLEA DE MUJERES DE QUITO